Goñicutac e Ichiguán: Los vestigios de la nación Yaro




Desde goñicutac se tiene una magnífica vista del valle

Desde el torreón de goñicutac se tiene una magnífica vista del valle

En la quebrada de Chgaupihuiaranga, a 400 kilómetros al este de Lima,  encontramos los prácticamente ignorados  restos arquitectónicos de este pueblo influenciado por la cultura Wari (siglos VIII a XII).

A 350 metros del poblado de Chipipata (centro poblado ubicado a 5 km del distrito de Yanahuanca a una altura de 3650 m.s.n.m. ) se encuentran  las ruinas de Ichiguán, una prueba de la dominación territorial de este pueblo de guerreros y constructores preincas.

El complejo arquitectónico de Ichiguán comprende una serie de edificaciones  que abarcan un terreno de 1440 m2 agrupadas en tres diferentes asentamientos compuestos por decenas de unidades familiares, palacios, plazuelas, torreones caminos con graderías rodeados de murallas de seguridad.

Los Yaro también levantaron  Goñicutac, la vieja ciudadela sagrada que gobernó la Quebrada de Chaupihuaranga. Desde ella  se tiene una magnífica visión de la localidad de Yanahuanca.

Goñicutac es un lugar prácticamente inexplorado de la región de Pasco,  y que aloja construcciones en muy buen estado, como el Templo de la Luna, un supuesto lugar sagrado donde se realizaban sacrificios en honor a esa deidad celestial.

Goñicutac también dispone de un sistema de caminos con gradas de piedra que conducen a una portada de ingreso, plazuelas, calles, pasadizos, "chullpas" (mausoleos) funerarios para entierros colectivos e individuales, sistemas de andenes en terrazas y almacenes.


[fbcomments]