Tradición y Belleza natural

Por: Ricardo Altamirano Rodríguez

ayacucho

Hoy en día nos dejamos llevar por la libertad que    sentimos. Por tal motivo, queremos más,  Eso  es   lo  que contagia al estar paseando por la ciudad de Ayacucho,    además de llegar a ser uno de los lugares  urbanísticos coloniales más notables del Continente.

Ayacucho conserva su belleza natural en sus solares coloniales y sus 38 iglesias y conventos, que la hacen de por sí una ciudad muy atractiva. Conocido también como la Sevilla Peruana por sus fiestas de Semana Santa y Ciudad de las iglesias por sus numerosos templos al estilo europeo.

También es motivo de atracción las diferentes casonas coloniales que aún sobreviven al paso del tiempo y muchas de ellas construidas hace más de 450 años. Sus patios e interiores aún conservan suntuosas y sólidas arquerías de piedra finamente tallada.

De otro lado encontramos la artesanía ayacuchana, una de las más ricas del Perú y admirada en el ámbito mundial por sus  famosos retablos con escenas de vida popular, las cruces de madera con los símbolos de la Pasión de Cristo, los finos tejidos de lana de alpaca y vicuña, las esculturas de piedra de Huamanga y los trabajos de orfebrería en filigrana de plata. Todo lleva a algo, y es que también llega a ser una cuna de artistas artesanos.

Zona típicamente serrana al este de la Cordillera Occidental. Sus paisajes combinan hermosos valles y desoladas pampas. El clima es templado y seco, con época lluviosa de diciembre a marzo. La temperatura diurna promedio es de 15 grados centígrados, así que si deseamos pasar un momento de libertad, tranquilidad y sobre todo conocer la tradición y belleza que nos alberga la serranía Ayauchana, entonces no hay pierde, es el momento indicado de conocer y tener motivo de hoy en día decir. Vamos para Ayacucho a conocer y sobre todo vivir más.