Santuario de WariVilca

warivilca

Warivilca.

Este santuario, cuyo nombre significa en quechua “manantial sagrado”, se conforma de una gran ciudadela, la cual alberga entre sus atractivos las celdas de doble muro, que eran utilizadas para las víctimas del sacrificio al dios Wanka.

Asimismo es interesante los dos imponentes árboles de molle, en cuyas raíces, según los investigadores, se derramaría la sangre de los sacrificados. También se puede preciar los restos de una piscina con finalidades religiosas, como lugar de purificación.

Y si deseas seguir con la expedición, puedes hacerlo en el museo cercano al santuario, donde se resguarda piezas arqueológicas de la zona.