La poesía del bar Cordano

Centenario bar Cordano
Centenario bar Cordano

Cerca al palacio de gobierno, exactamente en lo que fue en el año 1595, la calle de Pescadería, podemos encontrar una de las más viejas tabernas y reliquia bohemia que, a través de los años, ha representado el punto de encuentro de nuestra crema innata literaria y artística. El Cordano.

Y es que, este monumento histórico significa uno de los recintos infaltables de visita para cualquier viajero, donde además podrá degustar del famoso Sancochado, la deliciosa butifarra de cerdo, los Choritos a la chalaca, y el limeñísimo Pisco sour.

La historia nos indica que el bar Cordano abrió sus puertas en el año 1905 y fue fundado por los genoveses Andre y Fortunato Cordano, con el propósito de “calmar la sed” de los campesinos y negociantes quienes descendían en la estación de trenes, la misma que se encuentra en frente de la taberna.

Este tradicional bar, el cual fuese declarado como monumento histórico por el instituto nacional de cultura, guarda aún en su memoria el siglo de oro de su última centuria, la poesía latinoamericana, la leyenda urbana, la jerga y una cresta de evocaciones con bastante olor y sabor.

En la actualidad el Cordano es respetado por el paso de ilustres personajes políticos, intelectuales, periodistas, turistas y escritores, quienes dentro de una atmósfera bohemia y sobre sus mesas de granito y mármol, escriben la historia de nuestra Lima.