La Devoción Del Turrón De Doña Pepa

Delicioso Turrón de Doña Pepa

Delicioso Turrón de Doña Pepa

 

Hecho a base de harina, miel de chancaca y decorado con grajeas y confites de diversas formas y colores, que la esclava Josefa Marmanillo, natural del valle de Cañete, preparó  uno de los dulces mas exquisitos que dedicó al Cristo de Pachamamilla, como muestra de devoción y agradecimiento al milagro que se le concedió

La historia indica que aquella cocinera de raza morena sufría de parálisis en los brazos, enfermedad que permitió que fuese liberada y escuchando los rumores del Cristo milagroso, de inmediato viajo a Lima, siendo tanta su devoción y fe que logró ser sanada.

 De esta manera Josefa o más conocida como Doña Pepa se propuso a ofrecer aquel dulce tan bendito en la fiesta del Señor de los Milagros, siguiendo así la tradición su hija y la hija de esta y así sucesivamente hasta el día de hoy, en que el turrón de esta morena se ha convertido en una de las expresiones gastronomitas de la Procesión del Señor de los Milagros.

Por ello, todos los años, cuando se habla de turrón se hace referencia al sabroso Turrón de Doña Pepa, símbolo de religión, amor, fe y devoción.