Huagapo: las entrañas del cerro que llora

El interior de una de las gruta

El interior de la gruta

En los alrededores del pueblo de Palcamayo 33.5 Km al norte de la ciudad de Tarma y a una altitud de 3250 msnm se encuentra este  atractivo geológico, el  más importante de la zona.

Su entrada tiene aproximadamente 30 metros de alto por 20 de ancho y desde hace miles de años fluye proveniente del alma de esta enigmática caverna de 2km de profundidad, un río subterráneo que se derrama con copioso caudal por la pendiente del cerro Racashmarca.

De allí su nombre: “Huagapo”, proviene de las dos voces quechua: Guaga, que significa Llorar; y  Apu, que significa Señor Principal, termino también adjudicado a los cerros y las montañas según la cosmovisión andina.

La lúgubre caverna solo se puede visitar hasta los 200 metros de profundidad a pie. Si uno desea seguir adentrándose, es necesario sumergirse a nadar con equipo submarino en el misterioso y angosto cauce subterráneo de sus aguas.

A una profundidad de más de 300 metros, los primitivos habitantes de la tribu Tarama, construyeron un templo dedicado a Mochá, nombre con el que designaban al Dios Sol de quien consideraban la cascada exterior como sus lágrimas.