El mito de las pirañas

Piraña de río

Piraña de río

Tienen una forma ovalada y son comprimidos por ambos lados. Su tamaño es realmente escaso, variando de los 15 a 25 centímetros, aunque también hay los que superan los 40. Suelen congregarse en grandes bancos, siendo susceptibles al olor de la sangre y la agitación de las aguas, lo que despierta su instinto depredador.

No obstante, y contrario a las creencias populares y lo visto en el cine, estos peces difícilmente se aventuran a atacar al ser humano. Es más, los nativos que viven cerca de los ríos se bañan todo el tiempo en estas aguas junto a las pirañas sin ser agredidos.

Su poder y capacidad devoradora, que se magnifica cuando atacan en grupo, es de vital importancia para el equilibrio del ecosistema. Loreto posee una gran variedad de estos peces que pueden ser observados tanto en su hábitat natural como en reservas ecológicas con total seguridad.