Canta, paraíso sereno al noroeste de Lima

Plaza tradicional de Canta

Plaza tradicional de Canta

Al noroeste de Lima, en el kilómetro 101 de la carretera bautizada con el mismo nombre, se encuentra un paisaje campestre, el cual es visitado por miles de turistas cada año, encantados por la magia de sus angostas y empinadas callecitas, casonas antiguas y sus tradicionales techos a dos aguas; la pastoril aldea de Canta.

A lo largo de su extensión, Canta ofrece a sus visitantes atracciones turísticas tales como el pacífico poblado de Santa Rosa de Quives, lugar donde la Santa Patrona de América, Santa Rosa de Lima, residió junto a sus padres. De igual forma, Obrajillo es una excelente alternativa para quienes gustan de las caminatas y paseos a caballo.

Otros encantos de esta pequeña villa, lo conforman los Petrogrifos de Checta, Arahuay, Cantamarca, y la Fortaleza de Sinchipampa, el mismo que esta construido por torreones, miradores y recintos defensivos pertenecientes a culturas pre-incas.

En cuanto a su gastronomía, usted podrá relamerse de la deliciosa pachamanca, los tradicionales tallarines a la perdiz, la patasca o sopa de mote, el cuy en todas sus variedades, y la especialidad de la región, la trucha a la parilla, así como también los más deliciosos quesos y mantequillas hechos ha base de pura leche de vaca.

Por ello, si esta pensando en viajar con la familia recuerde que el pueblo de Canta es una alternativa verdaderamente divertida y placentera que lo espera.